domingo, 8 de abril de 2018

Estación Jose Maria Jauregui (F.C.O.)

expr:id='"post-body-" + data:post.id' expr:itemprop='(data:blog.metaDescription ? "" : "description ") + "articleBody"'>
"Una localidad mágica que posee una historia singular de arduo trabajo, de inmigrantes llenos de ilusiones de progreso, de un ferrocarril y su estación que dieron vida a una zona virgen, hoy es un paraje inolvidable que merecemos proteger..."






Fotos: Copyright  - CacciolaDesigns - Todos los derechos reservados.







José María Jáuregui es una localidad que esta ubicada en el partido de Luján, provincia de Buenos Aires. La misma lleva el nombre de un empresario español que donó las tierras para su construccion a fines del siglo XIX, para facilitar la comunicación de la producción de su molino harinero, instalado en el caserío. Por este motivo el pueblo toma el nombre del dueño de ese primer emprendimiento productivo.




Mapa total del pueblo y su estacion.


Suele ser denominada como Villa Flandria, debido a que en los tiempos del auge de la Algodonera Flandria, gran fuente de trabajo del partido de Luján y alrededores, se la llamó oficialmente de esa manera. Cuando cerró la algodonera se le restituyo el nombre (Ley 11965 Bs. As.) a José María Jáuregui, pero fue inevitable que se sigan usando ambas denominaciones. Se encuentra dividida por el río Luján, en Sur y Norte. Cotidianamente se denomina como Jáuregui a la parte sur, y a la norte como Pueblo Nuevo.

La zona (Villa Flandria Norte o Pueblo Nuevo) estaba comprendida dentro de los límites de la antigua Estancia de la Virgen de Luján. Luego del loteo de la misma, tras la ley de Enfiteusis del gobierno del presidente Bernardino Rivadavia (1826-1827) se instalaron en la zona una serie de chacras, entre cuyos propietarios figuraba el General Arias, el Doctor Francisco Javier Muñiz y, posteriormente, el Tropero Fabián Moreira, en cuyo nombre fue bautizada la calle principal, por donde otrora circularan sus carretas. La precaria producción de la zona estaba basada en la agricultura y la ganadería.

El lugar presentó el mismo paisaje hasta el segundo loteo, en las décadas de 1930 y 1940, de manos de la Algodonera Sudamericana Flandria, cuyo presidente era el belga Julio Adolfo Steverlynck. Dicho loteo, a cargo de la empresa de Negocios Inmobiliarios "Terrén", estaba destinado a los obreros de la misma, ya que la zona de Villa Flandria Sur había experimentado un desborde poblacional. Sus calles principales serían (de este a oeste, todas paralelas) Las Tipas, Avenida Tropero Fabián Moreira, 8 de Diciembre y Doctor Francisco Javier Muñiz (que conecta con el pueblo vecino de Cortínez). La mayoría de las calles transversales adoptaron los nombres de los árboles con que fueron forestadas: (de sur a norte) Fray Manuel de Torres, Los Plátanos, Las Sophoras, Los Tilos, Los Acers, Las Acacias, Las Catalpas, José Manuel Estrada, Padre Miguel Inglés y San José. Para entonces se estaba experimentando un contundente cambio en la zona, que pasaba de ser agraria a industrial.

Hacia finales del siglo XIX y principios del siglo XX, se instaló en la zona, en los márgenes del río Luján, el molino harinero del empresario vasco José María Jáuregui, decisivo en la creación de la estación ferroviaria homónima, quien llevara en simultáneo un loteo en derredores de la misma. Así es como surge la zona de Jáuregui Sur, si bien antes ya había instalados algunos terratenientes por tratarse de una zona rural.

El proceso de industrialización que se produjo en Jáuregui produjo un importante movimiento inmigratorio desde los pueblos vecinos (como Carlos Keen) y varios rincones del país, que venían en busca de puestos de trabajo en cualquiera de las tres plantas que conformaban la Algodonera Flandria. El caso de Carlos Keen es significativo, ya que sufrió la migración de gran parte de su población, un verdadero éxodo, reduciéndolo casi a un pueblo fantasma. Son muchas las anécdotas que narran cómo se desmantelaban las casas de dicha comunidad para luego ser rearmadas en Jáuregui.

El fuerte de la localidad son sus vecinos y sus instituciones. El sello que le imprimió un industrial belga todavía perdura en la idiosincrasia de muchos de sus habitantes. En la actualidad, la calidad de vida está condenada por una curtiembre que no tiene respeto por el medio ambiente.


Sin embargo, previo a la radicación de la fábrica, había casas, una estación de trenes, personas y un pasado que se remonta al siglo XIX cuando llegó a esas tierras un español oriundo de San Sebastián llamado José María Jáuregui.
Dueño de un molino harinero, este emprendedor vasco para 1864 se había radicado en terrenos donde décadas después se instaló la textil algodonera. "Siempre empujado por su visión comercial, hacia la década de 1880 logró levantar un puente de madera sobre el río, que facilitó el traslado de la producción generada por el pionero establecimiento industrial. 



Pero el aporte más significativo que le puso un nombre concreto a estos parajes en proceso de desarrollo ocurrieron en 1884: luego de intensas gestiones ante el Ferrocarril Oeste, Jáuregui logró habilitar una estación para pasajeros, encomiendas y cargas".


Entre sus vecinos todavía perdura una vieja polémica en torno al nombre. Aunque en lo formal una ley provincial aprobada en 1997 terminó por recuperar el nombre original del pueblo, los partidarios de la denominación Villa Flandria perduran. Son dos historias separadas cronológicamente pero claramente vinculadas. José María Jáuregui, comerciante español, gestionó la habilitación de una estación del Ferrocarril del Oeste, como necesidad de transporte para lo producido en su molino harinero ubicado a la vera del río Luján. 
A partir de 1884 comenzó un lento proceso de desarrollo del lugar que en la primera década del siglo pasado se materializó en dos loteos, nuevas experiencias industriales y una escuela. Jáuregui se transformó en el nombre de ese poblado que miraba a la estación, tal como lo documentan diversos periódicos de la época. 
Con la llegada de Julio Steverlynck en 1928 mediante la compra de las instalaciones fabriles que habían pertenecido a José María Jáuregui, el pueblo inició su gran e inédito desarrollo. El primer loteo impulsado por el industrial llevó por nombre Villa Flandria y se le dio carácter de pueblo según un acto administrativo provincial. Aunque ambas identificaciones convivieron a través de las décadas, fue durante la última dictadura militar que se oficializó esa última denominación, mediante un decreto. En la década del 90, un grupo de vecinos inició un proceso para recuperar el nombre original del pueblo. A su vez, Pueblo Nuevo hace referencia al segundo desarrollo de Jáuregui, en ese caso, hacia el otro lado del río. 

1884: José María Jáuregui dona terrenos para la instalación de la estación del ferrocarril, dando origen a la localidad que llevará su nombre.



Para llegar al Pueblo de Jauregui nos cruzamos con la vieja traza del FCO que salia de Estacion Lujan hasta Pergamino, hoy en un triste estado de olvido total....


La traza principal del FCO nos acompaña en nuestro camino y se puede contemplar centenarios puentes construidos por el Ferrocarril del Oeste Ingles en la zona.


Al ingreso del pueblo siempre costeando las vias del FCO, al fondo ya se divisa la estacion y su galpon.


Via doble con sentido a Lujan como proxima Estacion.


Las casas que se mantienen en pie y que llaman la atencion por su antiguedad casualmente estan frente al predio de la estacion.


Una de laas calles principales del pueblo, esta esta frente a la estacion, se ven centenarios edificios que seguramente fueron almacenes de ramos generales, casas importantes para la epoca, lo increible es que aun se encuentran en pie.


Centenarias casonas que daban vida a un pueblo creado junto al ferrocarril.




Nada mas que agregar a este mensaje creado por los vecinos de esta localidad...


Ya alejados unos metros de la estacion aun siguen apareciendo edificios centenarios que daban vida a un pequeño pueblo hace mas de cien años.




Vista lateral de la estacion Jauregui con sentido a Lujan, vemos que hace poco tiempo se han renovado los andenes para los nuevoss coches ingresados al pais y se han restaurado detalles de la estacion que estaban en mal estado pero el resto se consservo felizmente.


El aljibe original aun esta alli para darnos informacion de como se vivia hace mas de cien años lo qu fue un Jauregui desolado, sin luz electrica y comunicacion como la conocemoss hoy dia.


Vista total del edificio de la estacion hacia las vias.


Se ve claramente que el techo de la estacion es continuo hacia el  anden y no de doble bajada como en otras estaciones de otras empresas inglesas que construyeron en el pais.

La misma poseia servicio de telegrafo, encomiendas, oficina del jefe, patio y baño privado, sala general y boleterias y baños publicos externos.


Lamentamos el estado en que se encuentran las palancas que accionaban las señales de brazo tapadas por la vegetacion.


Vista del anden techado con bancos que no son los originales de madera y un anden renovado.


Una placa de reconocimiento por todos sus vecinos al edificio mas significativo del pueblo.


Un clasico de muchas estaciones, especialmentedel FCO, la imagen de la Virgen de Lujan que acompaña al viajero.


Detalles bellisimos originales de las columnas del anden.


Dibujo realizado en lo que fue la pared que dividia el patio de la casa del jefe de estacion.


Vista del refugio original frente a la estacion con sus columnas en madera en via descendente.


Vista posterior del anden techado con vias hacia Mercedes.


Los baños originales que datan del mismo año de inauguracion de la estacion, estamos informados de que seran demolidos para crear unos nuevos y mas renovados.


Los baños por higiene eran aislados de la estacion en aquellas epocas.


Vista total de la Estacion Jauregui donde en primer plano apreciamos las paredes del patio y la casa del jefe.


Detalle del unico picaporte original que se conserva en una de las puertas de la estacion.


Vista posterior de la estacion donde fue creado un alero improvisado que no es el original.


Frente a la estacion se encuentra uno de los edificios mas grandel del pueblo, es la Parroquia Parroquia San Luis Gonzaga, donde ingresamos para conocer sus instalaciones.







7 largas cuadras de bolulevard de belleza absoluta con centenarias palmeras destaca la principal avenida del pueblo que termina al fondo con el edificio de la estacion de tren, Avenida llamada Flandes.


Entorno cercano a la estacion de tren es el Rio Lujan y al fondo las famosas industrias textiles, el Parque industrial Flandria.



A unas diez cuadras de la estacion descubrimos que los nomencladores originales de la Estacion Jauregui que faltaban cuando se realizo la renovacion de anden estaban en una casa particular junto con restos de barreras....en fin.




Nos despedimos de Jauregui con esta imagen total del predio de la estacion que tanto dio al pueblo.
Postes telegraficos, señales de brazo, el gran galpon que recibia lo trabajado en el campo y de las textiles para que el tren llevase a Buenos Aires aun en pie para contarnoss ccomo fue esta zona hace mucho tiempo.

miércoles, 1 de noviembre de 2017

El Palacio Hume

expr:id='"post-body-" + data:post.id' expr:itemprop='(data:blog.metaDescription ? "" : "description ") + "articleBody"'>
"Este informe puede ser el unico que va a resolver muchas dudas e incognitas de donde empezo todo, quien lo hizo y como lo hizo.....Es una historia muy larga y apasionante que no podemos perder en el tiempo...."







Fotos: Copyright - CacciolaDesigns - Todos los derechos reservados.









La Avenida Alvear es emblemática de la elegancia de Buenos Aires. La calle contiene una importante colección de arquitectura de la década de 1900. En el primer período, hasta el primer centenario del país, era una calle llena de villas de estilo italiano o mansiones victorianas con exuberantes jardines. Luego, en los años 10 y 20, casi todo fue reemplazado por hoteles privados  de gran tamaño, inspirados en la arquitectura francesa de los siglos XVII y XVIII, como lo demuestran las actuales sedes de la Nunciatura Apostólica o los grandes edificios que albergan las embajadas de Francia y Brasil .
Pero a finales de los años veinte, la era palaciega concluía y la gente comenzó a preferir los edificios de estilo francés, es decir, algo de los períodos Luis XV y Luis XVI. Las décadas de 1930 y 1940 trajeron una invasión de la modernidad, con   edificios de apartamentos de estilo yate (racionalistas franceses).
Sin embargo, la casa más misteriosa dentro del repertorio arquitectónico de la Avenida Alvear es la propiedad ubicada en la esquina de Rodríguez Peña. Los lugareños lo identifican por el enorme árbol de Magnolia que reside en el jardín. El Palacio Hume es un testimonio de la época dorada de la avenida, uno de los castillos, villas y mansiones  fin de siècle . La casa fue diseñada por Charles Ryder, un arquitecto inglés.
El Palacio Hume fue construido por el escocés Alexander Hume. Llegó a la Argentina en 1868 y se instaló estableciendo una gran familia, fundando una exitosa compañía de construcción. La compañía era una empresa de ingeniería llamada Hume Brothers  en 1880. Alexander también estaba detrás de la formación del  Hurlingham Club.
En varias etapas de su larga existencia durante más de ocho décadas, la compañía de ingeniería construyó estructuras en toda Sudamérica. Solamente en Argentina, construyeron más de cinco mil kilómetros de vías férreas y numerosas estaciones de ferrocarril (como la Terminal trenes Retiro del FCCA),
El palacio fue construido en 1893 con piedras, ladrillos y azulejos importados de Escocia e interiores cubiertos con madera sagrada. Fue inaugurado en 1893 con una exposición de pinturas de ilustres coleccionistas locales, abierta al público, comisariada por Eduardo Schiaffino. Allí están los cimientos de la confirmación del Museo Nacional de Bellas Artes,
La arquitectura de esta enigmática mansión es característica del estilo victoriano tardío, una mezcla de formas de ascendencia diversa: techos y torres de inspiración gótica, fachadas renacentistas, detalles ornamentales de origen románico, todo aderezado con materiales, texturas y diversos matices, molde ornamental - puertas de hierro, etc.
En 1913,  Carlos Thays , el arquitecto paisajista más importante de Argentina, diseñó los jardines, convirtiéndose en la primera residencia en el país en tener una piscina al aire libre.
En el interior, había una policromía sombría hecha de madera oscura tallada, frisos marrón, cubierta de damasco, todo completo con una orgía de muebles y objetos, digno de cualquier Exposición Universal de finales del siglo XIX, pero el Palacio Hume permaneció mayormente sin cambios hasta principios de la década de 1920, cuando se convirtió en propiedad de la familia Duhau durante una de las muchas crisis financieras crónicas de Argentina.
El antiguo Palacio Hume fue renovado para alojar a los hermanos célibes Albert, Faustina y Maria Duhau y para armonizar con el nuevo Palacio Duhau (una impresionante impresión local del decimoctavo Château de Marais de Ile en Francia) que sería ocupado por otras ramas de la familia hasta su reciente transformación en un hotel de cinco estrellas.
De acuerdo con la admirada tradición francesa, la familia Duhau no alteró el exterior del edificio. Por otro lado, rediseñaron todos los interiores y los jardines circundantes, a la manera de las   intervenciones de Ancien Régime , es decir, actualizarlos desde un punto de vista estético y funcional. El mobiliario, por lo que el siglo 19, fue reemplazado por un estilo más "esclarecedor", muy borbónico, muy auténtico, muy valioso. Estos grandes ejemplos de arquitectura, decoración y jardines fueron y siguen siendo una de las  locuras  que construyeron los Duhau para recrear su versión de un "Versalles imaginario".
Después de los 3 hermanos, Luis se convirtió en el dueño y de él pasó a manos de la hija de otro hermano, Susana Duhau, que estaba casada con John Walter Maguire, lo que hizo que el nombre cambiara de Hume Palace a Maguire.
John Maguire fue escritor de varios libros, el más famoso fue La Puñeza de Oro. Los Maguires tenían una hija llamada Susana, que estaba casada con Carlos Biocca Lavicolli. Hasta hoy, ella todavía vive en la casa (creo, aunque nunca la he visto).

La increible empresa... Hume Hermanos es el nombre de la empresa de ingeniería civil creada en Buenos Aires, por Bertram y Albert Hume en 1908. El nombre de la firma sufrió algunas modificaciones hasta 1968, año de su liquidación definitiva. Está estrechamente vinculada con una empresa familiar anterior, del mismo nombre, fundada en 1882 por Alexander y Washington Hume, tíos de Albert y Bertram. Tiene relación también con otra empresa familiar Alexander Hume, Scott y Hume. Entre sus obras se destacan el tendido de miles de kilómetros de vías ferroviarias, la construcción de caminos y puentes, fábricas, estaciones ferroviarias y también la explotación de canteras. 



Y aqui esta la joya.....Sobre la Avenida Alvear y Rodriguez Peña, en la Ciudad de Buenos Aires.


En la esquina se conserva practicamente todo como es original y la Magnolia gigante es un peligro para el perimetro poniendolo en riesgo estructural.




Entrada principal sobre la Avenida Alvear.










El trabajo de las rejas deja pequeño a cualquier herrero artistico, son unicas en su tipo.



Vereda sobre la fachada de Avenida Alvear.



La gran escalinada de acceso desde la Avenida Alvear.



Vista de la vereda que corre paralelo a la fachada sobre la calle Rodriguez Peña.


Vista del lateral sobre Rodriguez Peña.




Decenas de detalles decoran el palacio no terminamos de contemplar.









Vista de la Avenida Alvear donde aqui habia mas palacetes que fueron demolidos reemplazados por edificios.


Una de las pocas fotos del interior del Palacio Hume.


Inspección de vía sobre río en zona de llanura. De pie a la izquierda, Albert Stewart Hume. Ca. 1906. Colección Hume Hermanos.



El Arquitecto:

Carlos A. Ryder (nacido Charles A. Ryder) arquitecto inglés que trabajó en Buenos Aires a fines del siglo XIX.
A pesar de la falta de datos biográficos sobre Ryder, se conocen un conjunto de obras de su autoría, entre las cuales se destacan grandes residencias para las familias de la clase alta porteña, y templos para la comunidad británica. Se sabe que en 1874 proyectó junto a su compatriota Edwin Merry la Primera Iglesia Metodista en Buenos Aires, aún en pie en la Avenida Corrientes. También en equipo con Merry, diseñaron la Iglesia Anglicana de la Santísima Trinidad, en terrenos de la actual localidad bonaerense de Lomas de Zamora, inaugurada en 1873.
Por otro lado, fue proyectista del Palacio Miraflores, construido en 1886 para la familia Dorrego-Ortiz Basualdo en el pueblo de San José de Flores, actual barrio de Flores, que permanecería como décadas transformado en sede del Club de Flores y luego la Junta de Estudios Históricos, hasta su demolición en 1946. Para el ingeniero Alejandro Hume, diseñó hacia 1890 la lujosa casona hoy conocida como Residencia Maguire, que sigue en pie en la esquina de Avenida Alvear y Rodríguez Peña. En el ángulo opuesto sobrevive otra mansión adjudicada a Ryder, el viejo Palacio Casey, hoy Casa Nacional de la Cultura.

Historia de la Empresa 

Hume Hermanos, primera empresa de la familia, fue creada en Buenos Aires en 1882 por los hermanos Alexander (1844-1911) y Washington (1848-1908) Hume, llegados al país en 1868 y 1875 respectivamente. Ambos habían realizado previamente diversos trabajos en obras públicas y privadas de ingeniería vial, ferroviaria y edilicia en Argentina y Paraguay. 
En asociación con la firma londinense Mieggs & Sons, la empresa construyó la primera sección del Ferrocarril Buenos Aires al Pacífico, varios tramos del Ferrocarril de Santa Fe, el Ferrocarril Central Entrerriano y numerosas líneas en la provincia de Buenos Aires. En 1887 adquirió el Ferrocarril Central de Tucumán. Página 3 de 10 La crisis de 1890 condujo al cierre de los negocios. Alexander fundó una nueva empresa, llamada Scott y Hume, la cual realizó algunas obras para el Ferrocarril Central Argentino y el Ferrocarril Buenos Aires al Pacífico. En 1905, con la incorporación de su hijo Alexander “Sandy” Scott Hume (1875-1958) y de su sobrino Bertram Cunningham Hume (1871-1953), se conformó una nueva empresa familiar llamada Alexander Hume, Scott y Hume que tuvo a su cargo la construcción de las líneas Lobería -Tres Arroyos- Puerto Quequén, y Gardey a Cooper del Ferrocarril Sud. En 1908 Bertram se desvinculó de la empresa para formar, junto a su hermano Albert Steward (1873-1960), la nueva Hume Hermanos. En los primeros años la firma trabajó especialmente en el tendido de vías, puentes y algunos edificios del Ferrocarril Buenos Aires al Pacífico, del Ferrocarril Central Argentino y del Midland. Uno de los primeros trabajos, entre 1911 y 1916, fue el tendido de la doble vía del FC Central Argentino entre Campana y Rosario. Este trabajo implicó la renovación de todos los puentes a lo largo de 200 km. Al inicio de la primera guerra mundial, Albert se enroló voluntariamente en el ejército inglés. Durante su estadía en Francia descubrió el modo de reutilizar los rieles desgastados para prolongar la vida útil de las vías, método que sería muy bien recibido en Europa y ampliamente utilizado a su regreso a la Argentina. En esos años Bertram concretó grandes proyectos como la renovación de los muelles de Río Santiago (1918-1921) y la edificación de los frigoríficos Swift y Armour (1911-1920) en La Plata. En 1918, debido a las dificultades comerciales durante el conflicto bélico Bertram, a cargo de la dirección de los negocios, adquirió una flota de barcos a vela y construyó los primeros dos barcos de cemento armado construidos en Sudamérica. Los vaivenes económicos y sociales de esos años dificultaron la marcha de los negocios navieros y Hume Hermanos diversificó sus actividades, por ejemplo, participando de la instalación de la Torre de los Ingleses, fabricando agua clorinada e importando cemento para su uso en albañilería. Página 4 de 10 Durante las décadas del ’20 y del ’30 la empresa tuvo bajo su dirección las obras de pavimentación y construcción de caminos en Lobería, Necochea, Quilmes, Villa Ballester, Caseros, Bahía Blanca, Mar del Plata, Balcarce; el camino San Luis a Mercedes; el camino de tierra y los puentes del tramo La Paz –Feliciano en Entre Ríos y del tramo Catamarca a Casa de Piedras, entre los más relevantes. En materia de obras ferroviarias, realizaron numerosos trabajos para el Ferrocarril de Estado como el Puente Pichanal y parte del Ramal C-14 llamado vía Huaytiquina, actualmente Tren de las Nubes, en la provincia de Salta, entre 1922 y 1924. En esos años también fue importante su actividad en materias de construcción. Pueden mencionarse la de las fábricas de Ford Motor en Montevideo y Buenos Aires (1926-1927), los edificios de las fábricas argentinas y uruguaya de Alpargatas (1922-1926), silos elevadores de grano en el puerto de Buenos Aires (1929-1930), la fábrica argentina de cemento Portland (1936-1937) y el frigorífico Bovril (1936-1937) son algunos pocos ejemplos de la intensa actividad de la empresa. 
Construyeron además numerosos tanques de agua y petróleo para empresas privadas e instituciones públicas como el Ministerio de Marina (1933-1935); realizaron movimiento de rocas para el Ferrocarril del Estado de Chile (1930-1932); llevaron adelante la construcción de los muelles en Dock Sud para el Ferrocarril Sud (1926-1927) y los muelles de cemento armado en Campana y Zárate (1927-1929). Durante la década del ’40, último momento de esplendor de sus actividades, siguieron sus desarrollos viales y realizaron también algunos importantes trabajos en materia ferroviaria como como el balasto y levante de vías en las líneas del este del Ferrocarril del Estado (1940-1945); el túnel y desvío de sobreelevación del Dique San Roque en Córdoba (1943-1945) y el movimiento de tierra en la vía Burruyacú, en Tucumán, del Ferrocarril Central Argentino (1943-1945). Desde 1953, y hasta su completa disolución en 1968, el nombre de la compañía pasó a ser Hume Hermanos Empresa Constructora de Responsabilidad Limitada. Luego de la liquidación, Roland Cunningham Hume (1898-1987) adquirió Canteras La Cautiva 

Muchas gracias
Museo ferroviario Argentino.
Universidad de Buenos Aires.
Biblioteca Nacional.
Archivo Nacional de Inglaterra.
Familia Hume.